Ojos hay que de lagañas se enamoran; o de lagañas se pagan.

 

 

 

Ojos son los órganos visuales que nos permiten percibir el mundo que nos rodea. Sin embargo, en este refrán popular se les atribuye una cualidad curiosa: la de enamorarse o pagarse de lagañas. Las lagañas son pequeñas costras que se forman en los ojos durante la noche, y que suelen desaparecer al despertar y parpadear varias veces.

Pero, ¿cómo pueden los ojos enamorarse o pagarse de algo tan poco atractivo como las lagañas? En realidad, este refrán es una metáfora que se refiere a la belleza interior de las personas. Es decir, que los ojos pueden enamorarse de alguien que tenga una personalidad atractiva, aunque no tenga una apariencia física perfecta.

Por otro lado, también se puede interpretar que los ojos pagan con lagañas cuando se han esforzado demasiado, ya sea por trabajar muchas horas frente a una pantalla o por no haber dormido lo suficiente. En este caso, las lagañas serían una especie de «precio» que se paga por el esfuerzo realizado.

 

En definitiva, este refrán nos invita a valorar la belleza interior de las personas y a cuidar nuestros ojos para que no tengan que pagar con lagañas.

Ojos hay que de lagañas se enamoran; o de lagañas se pagan.

Ojos hay que de lagañas se enamoran; o de lagañas se pagan.

Ojos son los órganos visuales que nos permiten percibir el mundo que nos rodea. Sin embargo, en este refrán popular se les atribuye una cualidad curiosa: la

refranes

es

https://refranes.nombresquesignifiquen.com/static/images/refranes-ojos-hay-que-de-laganas-se-enamoran-54-0.jpg

2024-02-07

 

Ojos hay que de lagañas se enamoran; o de lagañas se pagan.
Ojos hay que de lagañas se enamoran; o de lagañas se pagan.

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail bitelchux@yahoo.es y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20