No hay peor sordo que el que no quiere oír.

 

 

 

No hay peor sordo que el que no quiere oír es un refrán popular que hace referencia a la actitud de algunas personas que se niegan a escuchar consejos o críticas constructivas. Esta frase se utiliza para señalar que, aunque alguien tenga la capacidad física de oír, si no está dispuesto a prestar atención a lo que se le dice, es como si fuera sordo.

En muchas ocasiones, las personas que se comportan de esta manera suelen ser tercas y obstinadas, lo que les impide aprender de sus errores o mejorar en su desempeño. Además, esta actitud puede generar conflictos y malentendidos en las relaciones interpersonales, ya que no están dispuestos a escuchar el punto de vista de los demás.

Por lo tanto, es importante tener en cuenta que la comunicación es un proceso bidireccional en el que ambas partes deben estar dispuestas a escuchar y a hablar. Si queremos evitar ser «sordos» en nuestras relaciones personales y profesionales, debemos estar abiertos a recibir críticas constructivas y a aprender de ellas.

 

No hay peor sordo que el que no quiere oír.

No hay peor sordo que el que no quiere oír.

No hay peor sordo que el que no quiere oír es un refrán popular que hace referencia a la actitud de algunas personas que se niegan a escuchar consejos o crí

refranes

es

https://refranes.nombresquesignifiquen.com/static/images/refranes-no-hay-peor-sordo-que-el-que-no-quiere-oir-26-0.jpg

2024-02-07

 

No hay peor sordo que el que no quiere oír.
No hay peor sordo que el que no quiere oír.

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail bitelchux@yahoo.es y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20