No hay miedo a frío ni helada, sino a lluvia porfiada.

 

 

 

No hay miedo a las bajas temperaturas del invierno, ni a la escarcha que cubre el suelo al amanecer. Sin embargo, cuando las nubes se ciernen sobre nosotros y la lluvia porfiada comienza a caer, es cuando sentimos el verdadero temor. La lluvia puede ser implacable, empapándonos hasta los huesos y haciendo que nos sintamos vulnerables y expuestos. Es por eso que muchos prefieren quedarse en casa en días de lluvia, evitando el riesgo de resfriados y enfermedades. Pero también hay quienes disfrutan de la lluvia, apreciando su sonido relajante y la sensación de frescura que trae consigo. Al final, el miedo a la lluvia porfiada es una cuestión de perspectiva y preferencia personal. Lo que es seguro es que la lluvia seguirá cayendo, y nosotros tendremos que aprender a convivir con ella, ya sea temiéndola o disfrutándola.

 

No hay miedo a frío ni helada, sino a lluvia porfiada.

No hay miedo a frío ni helada, sino a lluvia porfiada.

No hay miedo a las bajas temperaturas del invierno, ni a la escarcha que cubre el suelo al amanecer. Sin embargo, cuando las nubes se ciernen sobre nosotros y

refranes

es

https://refranes.nombresquesignifiquen.com/static/images/refranes-no-hay-miedo-a-frio-ni-helada-22-0.jpg

2024-04-20

 

No hay miedo a frío ni helada, sino a lluvia porfiada.
No hay miedo a frío ni helada, sino a lluvia porfiada.

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail bitelchux@yahoo.es y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20